Los primeros hombres en la Luna, la ciencia ficción filosófica de H. G. Wells

La segunda mitad del siglo XIX es la de los grandes avances científicos. Quizá por ello, en esa época abundan los escritores de ciencia ficción. Y, si de ésta hablamos, es imprescindible mencionar el nombre de H. G. Wells quién, en ‘Los primeros hombres en la Luna’, nos ofrece un relato fantástico pero aleccionador.

Aunque los tiempos se prestaban a ello –la segunda mitad del siglo XIX es la de los grandes avances científicos-, no deja de resultar curioso el buen número de importantes escritores de ciencia ficción que encontramos en ese periodo. Inevitable es citar al gran Julio Verne pero incluso otros novelistas famosos por narraciones pertenecientes a otros géneros hicieron incursiones en ella: es el caso de Jack London, Arthur Conan Doyle o Edgar Rice Burroughs, creador del inolvidable Tarzán.

'Los primeros hombres en la Luna' narra un fantástico viaje a nuestro satélite

'Los primeros hombres en la Luna' narra un fantástico viaje a nuestro satélite

No obstante, junto al citado Verne, el otro gran autor de ciencia ficción es, probablemente, el inglés Herbert George Wells (Bromley, Kent, 1866-1946), personalidad dotada de una portentosa imaginación.

Creador de obras tan inolvidables como ‘La máquina del tiempo’ o ‘La guerra de los mundos’, que, adaptada a la radio por Orson Wells, sembró el pánico en todo Estados Unidos, los textos del escritor británico poseen, además, un profundo contenido filosófico y, en este sentido, podría considerársele el fundador de la llamada ciencia ficción distópica o anti-utópica (aquélla que muestra una perversa sociedad futura aquejada de los males a que pueden conducir actos del presente), que más tarde perfeccionaría Aldous Huxley en ‘Un mundo feliz’. Así, por ejemplo, Wells muestra las atrocidades a que puede llevar la manipulación incontrolada de seres vivos en ‘La isla del doctor Moreau’ o los peligros de la Ciencia cuando se practica por personas ambiciosas en ‘El hombre invisible’.

Igualmente, ‘Los primeros hombres en la Luna’ (publicada en 1901), aunque no deja de ser un relato de aventuras, posee contenido filosófico. El doctor Cavor, descubridor de una sustancia anti-gravitatoria (la cavorita) y Mister Bedford se embarcan rumbo al satélite terrestre con objeto de explorarlo. Allí, descubren que hay oxígeno y también que está habitado por unas extrañas criaturas inteligentes. Pero, mientras Bradford decide regresar, Cavor opta por quedarse allí para profundizar en el conocimiento de aquellos increíbles seres, más avanzados que nosotros.

En ello descubrimos, no sólo una crítica al tipo de científico ambicioso que tan sólo investiga para obtener gloria, sino también un ataque a las sociedades totalitarias y colectivizadas (pues así está organizada la lunar). Incluso Wells arremete contra la avaricia, pues Bedford retorna con una abundante cantidad de oro. Si bien es cierto que no nos hallamos ante la mejor novela del escritor inglés, se trata de un relato muy estimable que se lee con gusto y nos deja un mensaje interesante y aleccionador.

Fuente: Sitio de Ciencia-Ficción.

Foto: Andrusdevelopment.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...