Laura Esquivel publica la segunda parte de ‘Como agua para chocolate’

‘El diario de Tita’ nos ofrece las inquietudes íntimas de la protagonista y nos informa de aquello que no aparecía en la primera entrega.

esquivel

Últimamente, son varios los novelistas que se han decidido a publicar continuaciones de sus grandes éxitos. Lo han hecho, por ejemplo, Matilde Asensi, quien el pasado año llevó a las librerías ‘El regreso del Catón’, nueva aventura de la audaz monja paleógrafa Ottavia Salina, y también Ildefonso Falcones, que tiene previsto publicar a finales de agosto ‘Los herederos de la tierra’, segunda parte de su famosa ‘La catedral del mar’ donde volvemos a encontrarnos con Arnau Estanyol, ahora protegiendo a un niño huérfano de 12 años.

Así mismo, la mexícana Laura Esquivel (Ciudad de México, 1950) ha seguido la misma línea, aunque más ambiciosa todavía, pues ha decidido convertir su popular ‘Como agua para chocolate’ en una trilogía. De hecho, acaba de publicar la segunda parte con el título de ‘El diario de Tita’.

Y es que, si bien ha escrito varias novelas después de aquélla, nunca ha repetido su tremendo éxito. Entre esos relatos, hay incursiones en la narrativa policíaca como ‘A Lupita le gustaba planchar’, en la histórica con ‘Malinche’, sobre la amante de Hernán Cortes, e incluso en la infantil con ‘Estrellita marinera’. Sin embargo, Esquivel siempre será recordada por ‘Como agua para chocolate’ ambientada en el México revolucionario, desbordante de realismo mágico y con la cocina azteca como nexo de unión. En ella nos contaba la hstoria de Tita, destinada a permanecer soltera para cuidar a sus padres cuando mayores según la costumbre de la familia. Pero todo se complicaba al enamorarse la protagonista de Pedro Muzquiz, quien, al no poder casarse con ella, lo haría con su hermana Rosaura para estar cerca de Tita.

La novela fue llevada al cine con no menos éxito por Alfonso Arau, por entonces marido de la autora. Y ahora -como decíamos- llega ‘El diario de Tita’, que como su propio título indica nos ofrece las reflexiones íntimas de la protagonista y nos informa de todo aquello que no se contaba en la primera entrega.

Papel fundamental en esta segunda parte sigue teniendo la comida mexicana, que en ‘Como agua para chocolate’ ejercía a través de los distintos platos un papel simbólico de los estados de ánimo de los personajes. Igualmente tienen importancia para la obra los aromas y las sensaciones que provocan. Será difícil que Esquivel repita el enorme éxito de su primera novela pero sin duda ésta, más íntima, también fascinará a los incondicionales de Tita.

Vía: ‘El País’.

Foto: Suma de Letras.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...