‘Los tres’, de Sarah Lotz, otra forma de crear suspense

Un «thriller» que se sirve, para exponer los hechos, de elementos como grabaciones, informes, notas de prensa e incluso Tweets y chats, además de la voz del narrador.

los tres

La Narrativa Universal experimentó una profunda renovación a principios del siglo XX con figuras como James Joyce, Marcel Proust o Franz Kafka. Pero, a partir de los años sesenta de esa misma centuria se produce un nuevo cambio en la forma de escribir novela. Éste último afecta más al continente y uno de sus rasgos más característicos es la inclusión en el texto de diferentes lenguajes, notas de prensa, entrevistas y otros elementos que alteran la estructura del relato. Sin salir de la Literatura Española, buenos ejemplos de ese experimentalismo son ‘Tiempo de silencio’ de Luis Martín Santos o ‘Volverás a Región’ de Juan Benet.

Quizá no sea éste el modo más apropiado de escribir una novela de suspense pero es lo que ha hecho la británica Sarah Lotz (Wolverhapton, 1971) en ‘Los tres’, libro que ahora publica en España el sello RBA en su muy buena colección ‘Serie Negra’.

Si no nos equivocamos, es la primera novela de Lotz que llega a nuestro país, aunque la inglesa cuenta con una amplia trayectoria a sus espaldas. Ha cultivado diversos géneros narrativos, casi siempre en colaboración con otras autoras. Así, el de terror junto a Louis Greenberg y con el pseudónimo de S. L. Grey en ‘The Mall’ y también con su hija y como Lily Herne en la saga ‘Deadlands’. O el erótico firmando Helena S. Paige junto a Helen Moffett y Paige Nick. En solitario y ya dentro del «thriller» ha publicado títulos como ‘Exhibit A’ y ‘Tooth and Nailed’.

Volviendo a ‘Los tres’, se trata -como decíamos- de una novela de suspense escrita con técnicas distintas. la premisa inicial es que se producen cuatro accidentes aéreos simultáneamente en distintos partes de nuestro planeta. De entre todos los pasajeros, sólo hay tres supervivientes, todos niños. A partir de esos hechos, sin duda sorprendentes, se desatan todo tipo de especulaciones y teorías sobre conspiraciones.

Sarah Lotz nos conduce por la explicación de los citados sucesos valiéndose de testimonios y opiniones pero también -como decíamos- de informes, grabaciones e incluso tweets y chats. Así lanza uno de los mensajes de la obra: la opinión pública necesita certezas pues, de lo contrario, se aferra a toda clase de ideas descabelladas. En este sentido, hay que citar la despiadada crítica que la autora hace de telepredicadores, tan extensa que resta unidad a la trama principal. Y todo ello rodeado de grandes dosis de suspense. En definitiva, ‘Los tres’ es una novela interesante pero a la que le falta homogeneidad y le sobra extensión. Por cierto, ya ha llegado al mercado anglosajón ‘Day four’, continuación de la obra que reseñamos.

Vía: ‘Ccyberdark’.

Foto: ‘Serie Negra’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5) que se sirve, para exponer los hechos, de elementos como grabaciones, informes, notas de prensa e incluso Tweets y chats, además de la voz del narrador.">
Loading ... Loading ...