‘La extraña’, de Sándor Márai, un clásico redescubierto

Muy conocido en los años treinta del siglo XX, cuando escribió la mayoría de sus obras, Sándor Márai consigue, con ‘La extraña’, una de sus mejores creaciones narrativas.

Dubrovnik
El cruel «Telón de acero» que la dictadura soviética edificó entre sus países satélites y el resto de Europa tras la Segunda Guerra Mundial provocó que los escritores surgidos en esas naciones fueran prácticamente desconocidos en Occidente. Incluso aquéllos que habían destacado antes del conflicto bélico quedaron silenciados por completo para el resto del mundo. Habrían de emigrar para que se volviera a saber de ellos.

Es lo que le ocurrió al húngaro Sándor Márai (Kassa, hoy Eslovaquia, 1900-1989), un magistral novelista que, pese a haber huido de su país en 1948 cuando ya era un escritor conocido, comienza a ser redescubierto ahora, muchos años después de haber publicado ‘Los rebeldes’, su primer relato.

Hombre cosmopolita, Márai pasó un tiempo en el París de entreguerras, cuando las vanguardias artísticas se encontraban en plena ebullición y quizá ello le animó a dedicarse a la Literatura. Comparado por su estilo con Thomas Mann o Stefan Zweig, alcanzó prestigio durante los años treinta y principios de los cuarenta con novelas como ‘La herencia de Eszter’, ‘Divorcio en Buda’ o ‘La gaviota’. En todas ellas destaca su prosa clara y precisa y su tono realista. Por entonces, fue traducido a varios idiomas, antes de caer en el ostracismo.

A esa época pertenece igualmente ‘La extraña’, publicada en 1934 y que nos traslada a la ciudad turística de Dubrovnik. En plena canícula, el Hotel Argentina de dicha localidad bulle de veraneantes. Entre ellos, se halla Víktor Askenasi, un veterano profesor del Instituto de Estudios Orientales de París que viaja sólo por el Mediterráneo. Una turbadora inquietud le ha llevado a dar un giro radical a su vida en busca de la libertad. Sin embargo, ésta tiene otra cara inesperada para él: la soledad y la duda.

Tras cruzarse con una desconocida en el hall del hotel, decide seguirla y llamar a la puerta de su habitación sin saber lo que va a encontrarse al otro lado. Considerada una de las mejores creaciones de Márai, la novela trata sobre el amor, la soledad y la angustia. Askenasi es un hombre insatisfecho ante la vida y ello es antesala de la destrucción. Quizá pueda atisbarse en el personaje algo de autobiográfico, pues no debemos olvidar que el autor se suicidó en San Diego en 1989. En una coincidencia cruel, pocos meses después caía el Muro de Berlín, que simbolizaba el régimen que tanto había amargado su vida.

Fuente: Editorial Salamandra.

Foto: Jimmy Harris.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...