‘Stoner’, la reedición de un clásico norteamericano

Una novela en la que no sucede nada fuera de lo cotidiano pero que atrapa al lector gracias a su prosa envolvente y a la empatía hacia el protagonista.

stoner

Quizá el mayor desafío para un novelista y a la vez la mejor muestra de su talento sea escribir una obra en la que no ocurre nada fuera de lo normal. Muchos relatos se basan en una acción trepidante, otros en sucesos fantásticos o unos terceros en grandes conflictos íntimos pero mantener la atención y el interés del lector a lo largo de casi 250 páginas sin que suceda nada fuera de lo cotidiano tiene mucho mérito y, para ello, hace falta ser un gran novelista.

Precisamente eso es lo que hizo el norteamericano John Williams (Clarksville, Texas, 1922-1994) con su ‘Stoner’, obra publicada en 1965 y que ahora reedita en España la editorial Baile del Sol. Porque en ella narra la vida de un hombre corriente al que no ocurre nada extraordinario fuera de lo cotidiano y normal en cualquier persona.

Curiosamente, el gran novelista que fue Williams publicó poco. Su primera novela fue ‘Nada sino la noche’, la historia de un ser traumatizado. Le siguió ‘Butcher’s Crossing’, un «western» muy del estilo de su autor, pues narra la aventura iniciática de un joven universitario del Este que se traslada a las grandes praderas buscando acción y terminará convertido en un experimentado cazador de búfalos. La escasa producción narrativa del norteamericano se completa con ‘Augustus’ (aparecida en España como ‘El hijo de César’), sobre Octavio, el heredero de Julio César que se convirtió en primer Emperador de Roma. En fin, dos libros de poemas, ‘The broken landscape’ y ‘The necessary lie’ completan la producción de Williams.

Volviendo a ‘Stoner’, cuenta la vida del hombre así apellidado, hijo de granjeros de Misouri que, en la Universidad, descubre que su gran vocación es el estudio y la enseñanza de la Literatura. Desde ese momento, dedicará su vida profesional a ello, se casará, tendrá una hija, amigos. Como vemos, todo muy normal y es que así es la novela, la historia de un hombre corriente sin excesivas ambiciones.

Pero William Stoner es también una persona honrada, coherente y trabajadora aunque con debilidades como todos, que se esfuerza por salir adelante en el difícil camino de la vida. Quizá ahí radique el gran encanto de la obra. Y todo ello está narrado con un estilo pausado, envolvente, que mantiene al lector ensimismado ante el libro. Así éste, pese a no ocurrir nada extraordinario en él, se hace breve y deja un regusto magnífico.

Vía: ‘El País’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...