Canta Bob Dylan, escribe Bob Dylan

«Letras 1962-2001» es un ejemplar que hará vibrar las estanterías de muchas librerías y los corazones de miles de seguidores del rey del folk rock. Desde You’re Not Good en Sugar Babay o desde Bob Dylan en Love and Theft, Bob Dylan recoge, en edición bilingüe, castellano-inglés, las letras de las canciones compuestas durante cuarenta años de carrera. Aunque faltan los discos Modern Times, Together Through Life y el sorprendente Christmas in the Heart, obra, que no nos engañemos, no nos atrevemos a criticar porque se trata de Bob Dylan. El libro, publicado por Alfaguara y Global Rhythym hace unos años, se ha reeditado en un formato más pequeño y más económico. Pero, a pesar del tamaño y la reducción de precio, sigue siendo uno de los regalos más grandes que uno le puede hacer a cualquier amante del arte y de la música. Y recordar a Dylan siempre es recomendable, y más, si se hace desde él, desde su arte, desde sus obras.

Letras 1962-2001 recoge lo mejor del pensamiento Dylan

No descubriremos ahora ni a Bob Dylan ni su talento artístico, ni como compositor, músico y letrista. El autor nacido un 24 de mayo de 1941 como Robert Allen Zimmerman, y que un buen día, con la mayoría de edad cumplida, sintió la necesidad de dejar atrás Duluth, la localidad de Minnesota donde nació, para adentrarse en el Greenwich Village de Nueva York, pronto decidió centrarse en sí mismo y en su oficio.

Si se habla de música, se habla de Dylan. Más allá del beneplácito e incluso la adoración que existe en torno a su figura, en la mayoría de los casos razonada y lógica, en otros, parece ser un puesto o una obligación moral decir que eres fan de Bob Dylan. ¿Qué se puede decir de un músico que ha compuesto algunos de los discos y de las canciones más importantes de la historia del rock?

Porque más allá de canciones sencillamente irresistibles como Masters of War, I Shall Be Free, Babe, Subterranean Homesick Blues, Like a Rolling Stone…, detenerse en las letras, en inglés, en castellano, que más da, haciendo el esfuerzo de seguir sus palabras mientras se disfruta de la forma de cantar, tocar e interpretar su repertorio, disco por disco, permite adentrarse no sólo en la cultura norteamericana, sino en las vicisitudes de la propia vida.

El amor, la soledad, los gilipollas, los fantasmas, los cambios de rumbo, los problemas ligeros y graves, la falta de empatía, la guerra y la lucha por el poder, los fundamentalismos, el amor, el odio… Bob Dylan escribió, escribe y escribirá sobre la vida, pero, no con una impostura propia de los que se esfuerzan en aparentar, él escribe sobre lo que tiene entre ceja y ceja, sobre lo que le mueve, sobre lo que le preocupa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...