La importancia de los idiomas en la literatura

Los idiomas juegan un papel importante en la formación litearia de escritores y lectores competentes.
Desde tiempos antiguos, los textos canónicos de diversos países han podido difundirse gracias a la capacidad para aprenderlos y recogerlos de recitadores, quienes no solo tenían que aprender una lengua extranjera sino también enfrentarse a sus variables en el tiempo y en el espacio.

Imposible concebir la vida sin palabras, la poesía sin palabras, el arte sin la reacción verbalizada del espectador, en definitiva, los seres humanos somos seres de lenguaje, que enunciamos en palabras nuestras experiencias, emitimos y recibimos mensajes, la palabra es acción y actuamos con el lenguaje en la sociedad.

Es tal la capacidad creadora del ser humano que ya está componiendo y organizando enunciados desde que adquiere la lengua nativa.
En la literatura se da la constante necesidad de retroalimentarse del lenguaje para ir modelando el fenómeno estético. Desde antes de la aparición de la escritura el lenguaje llevaba a los pueblos las historias, mitos y leyendas de su fundación, les daba héroes como primeros modelos a quienes seguir en sociedades más cerradas.

Con el comercio desde el mundo antiguo los idiomas se difunden, los comerciantes, letrados, funcionarios de estado van a contactar las realidades de otros pueblos y van a presenciar su capacidad creativa gracias al aprendizaje de lenguas extranjeras.

Habría sido muy difícil para el genio de Homero, crear la Ilíada y la Odisea sin el conocimiento y la referencia de textos de Libia, Egipto, Troya, Micenas, Pilos, Chipre, Creta, Macedonia, Fenicia, idiomas que le permitieron disponer de tradiciones ajenas a Grecia para crear sus epopeyas universales.

Hago referencia a una época sin tantas traducciones, con mayor ocasión de llegar a textos originales, que en su defecto eran copias completas a mano, hechas por escribas para preservar o difundir a un autor escogido.

Ya desde antes de Homero, los rapsodas o recitadores de memoria prodigiosa del mundo helénico recorrían pueblos para contar las historias de héroes, mitos y leyendas que ellos habían recogido de distintas partes del mundo, lo que muestra que ellos se enfrentaban a variables dialectales de una misma lengua al transmitir sus relatos en un pueblo de distinto origen al suyo, si se trataba de una lengua, la sincronía o coexistencia de dos o mas variantes de una lengua durante un mismo periodo de tiempo, hacía que los rapsodas adapten su texto memorizado al dialecto del auditorio.

Como toda lengua pasa por etapas de desarrollo y evolución, los rapsodas debieron recoger textos que estaban escritos en estados diferentes del griego a los que ellos hablaban en ese momento. Es decir, encontraron variantes diatrópicas de su idioma o mejor dicho el contraste de dos estados de la lengua en dos momentos diferentes de tiempo. Es algo similar a lo que ocurre a un hispano hablante cuando revisa textos de Cervantes que tienen palabras de español antiguo, que se siguen decodificando por los lectores pero que ya no están en el uso cotidiano del español.
Un buen escritor y un lector competente encuentran placer estético en cualquier forma de la evolución de su idioma que sean capaces de entender y asimilar, claro está que ayudan mucho las glosas de los entendidos a pie de página. Por otro lado, el contacto con las formas antiguas es parte del aprendizaje del literato y del proceso de revisión del canon, el cual cuenta con estudios actualizados de profesionales. No está demás decir que para todo literato de habla hispana, sería una delicia disponer de glosas y textos de las diferentes etapas de evolución del Proto-Indoeuropeo hasta el Castellano.

El aprendizaje de una segunda o tercera lengua potencia el dominio de la lengua nativa, cualquiera que esta sea. Los recursos de expresión que brindan las lenguas extranjeras son trasvasados a la lengua nativa. Esto pasa en la literatura, las figuras literarias, los tropos, la métrica de un idioma son interpolados al idioma nativo para crear primero en base a un modelo importado y luego con el desarrollo propio del lenguaje llevarlo a su máxima expresión artística y apropiárselo como recurso estilístico. Esta implícito el hecho que la capacidad de comunicación del artista o del aprendiz de idiomas aumenta, el contacto con la otra lengua se vuelve cotidiano y este paso lleva al escritor a desarrollar su creatividad en base a hipo textos u obras pre existentes, que adquiere en su lengua original y las traduce a su idioma y a su experiencia. Siempre hay comunicación entre las obras del canon literario, no entre todas pero si en algunas de ellas, rompiendo la barrera del idioma, la adaptación, el modelo, hacen que se enriquezca el discurso de un autor vigente. El escritor se alimenta de obras literarias y es en el encuentro con el objeto estético original que potencia sus habilidades y consolida su creatividad.

Escritores franceses como Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Stephane Mallarmé fueron traductores y profesores de idiomas, actividades que realizaban a la par de su creación literaria. Ellos conocían el inglés, lo que les permitió ser expertos lectores de Edgar Allan Poe. La sed de conocimiento de estos grandes maestros les lleva a aprender idiomas para ampliar su arsenal de recursos estilísticos y para disfrutar de otras obras del canon literario. Además parte de la formación literaria de Rimbaud en la escuela de Charleville, bajo la guía de su maestro Izambard consistía en hacer glosas de textos en latín, estas glosas eran interpretaciones pero a la vez recreaciones de textos canónicos, donde el alumno practicaba el latín y además entrenaba en los métodos de creación literaria.

Actualmente las universidades han entrado a practicar un enfoque interdisciplinario en el currículo de estudios, y exigen a la vez a los graduados tener dominio de otras lenguas para la maestría, el doctorado, etc. Con el conocimiento de otras lenguas, los estudiantes de literatura reciben más rápido los últimos estudios de especialistas, sin tener que esperar traducciones que pueden tardar en publicarse.

En Perú, muestra de una literatura comunicada con las ciencias sociales y con el dominio de los idiomas nativos es la del escritor indigenista José María Arguedas. El creció en un contexto bilingüe de español y quechua, lo que hizo fue quechuizar el español al recoger en su obra la oralidad de los indios del Perú, quienes hablaban el español con la estructura lingüística del quechua. Al mismo tiempo, Arguedas rescató una realidad que estaba subordinada por los estudios coloniales, que no habían valorado debidamente, la capacidad creativa y expresiva del mundo andino.

Finalmente, el arte y la literatura se encuentran en constante diálogo con las ciencias del conocimiento y con los idiomas en que se expresan los avances propios y ajenos a su campo. Una literatura que rescata la diversidad del lenguaje humano es una fuente de comunicación para el mundo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...