Para hacer el retrato de un pájaro de Jacques Prévert

Jack Prévert explora las capacidades lúdicas del surrealismo con su poema Para hacer el retrato de un pájaro, poetizando sobre la apropiación del referente para la obra de arte. En un paso de las 3 dimensiones al plano simulado de la pintura, busca que el objeto representado sea el mismo de la naturaleza, duplicando el habitat del ave para que se sienta a gusto.

Jacques Prévert (Francia, 1900-1977) fue un poeta surrealista, amigo de André Breton, que escribió de manera sencilla expresando su amor por la libertad contra las tiranías, contra las injusticias y a favor de la vida libre de los animales. Su poema Para hacer el retrato de un pájaro de su poemario Paroles (1946) mantiene un tono lúdico que se presta a la poética del surrealismo de mezclar el sueño con la vigilia, o la fantasía con la realidad. El tema del poema es el proceso de pintura y composición de un cuadro.

Por el título se piensa que el pájaro debe ser retratado por el artista, pero lo que se va a pintar es primero la jaula abierta para que entre mágicamente un pájaro de verdad, luego cerrar la puerta con el pincel, una vez que el ave canta, borrar los barrotes y dibujarle una rama que le sirva de apoyo. Prévert como poeta sensible se resiste a tener a las aves presas, lo que intenta capturar es su esencia. Cuando este listo el cuadro, recomienda firmarlo en una esquina utilizando una pluma del ave.

El surrealismo lúdico: Todo este poema es un arte poética de la pintura, se vale mucho de sinestesias para que el sonido del bosque y de los insectos quede en el lienzo. Este tópico de hacer entrar seres animados a la dimensión retenida en una pintura se usó con humor en las series de dibujos animados de Warner Brothers, con el coyote y el correcaminos, cuando el mamífero pintaba un cuadro de la continuación de la carretera para que el ave corredora se estrelle, pero para sorpresa suya traspasaba el cuadro.

Este poema nos recuerda un pasaje de la poética de Aristóteles de Estagirita, donde dice respecto a la mímesis o imitación de la naturaleza, que en dos pinturas de uvas, más lograda estará la que haga que las aves se acerquen a querer picotear el dibujo y textura del cuadro de esta fruta. El poema como la televisión plantea el juego entre las imágenes y los seres de 3 dimensiones a 2 dimensiones. El surrealismo también tiene por referente a la realidad pero la mezcla con la fantasía del hombre.



En el arte de la pintura como en la poesía se depura el objeto artístico de lo innecesario y lo recargado, la imagen que es la esencia de la pintura debe quedar despejada, por eso una vez que el ave pasa del espacio tridimensional al campo bidimensional del lienzo, los barrotes de la jaula y toda ella son borrados. La explicación es sencilla, quien tiene una jaula para un ave no va a valorar más a la estructura metálica que al pájaro, lo que hace es retener al animalito para contemplar su belleza.

La espera y la firma: El poeta alude a los años que demora convencerse a sí mismo de haber imitado la naturaleza, esto es igual en pintura o poesía, el tiempo es una magnitud que debe ser trascendida evitando la desesperación para recrear el objeto estético. La prisa malogra los resultados, los hace predecibles, baratos, insulsos. El pintor en la recomendación de este poema debe esperar a la señal del canto del pájaro para firmar el cuadro, es decir que el ave esté a gusto en esa réplica del bosque que es el cuadro.

El poema mezcla el tono de manual o de propedéutica para la pintura cuando muestra su espíritu conciliador con la naturaleza, ya que todos los medios violentos están desechados. Para firmar hay que arrancarle delicadamente una pluma al pájaro, sin que le duela, para que sienta que el pintor le ha cedido el espacio virtual de la pintura. La libertad es un valor intrínseco del arte y el artista debe ser consecuente con él, un ejemplo de ello fue Leonardo da Vinci que liberaba aves de jaulas para verlos volar.

Prévert vivió en Francia durante las dos guerras mundiales, de allí que la libertad fuera tópico en su poética, bien sabido es que regímenes como el nazismo y el comunismo censuraban a los artistas limitando el contenido de sus obras, y muchas veces los dictadores contrataron poetastros y artistas de segunda para embrutecer a la población sin darle oportunidad de trascender hacia las verdades del arte. El pintor para Prévert, debe firmar su cuadro cuando este está entonado con la vida de la naturaleza.

Mímesis de la libertad: El pintor que siga estas instrucciones solo usará la jaula para atraer al pájaro, pero su objetivo es deshacerse de la jaula para colocar al ave en un espacio donde tenga libertad, recreando el verde del pasto, el brillo del sol, la vida silvestre de los insectos, la rama más hermosa para el pájaro, todo elemento del cuadro se conjuga para duplicar el ambiente del bosque, en este caso locus amenus o lugar ideal para el arte y la vida tranquila.

La libertad del ave inserta en el cuadro se corresponde a la libertad del pintor, el artista no puede recrear algo que desconoce o que no valora. Prévert vuelve a seguir a Aristóteles en la búsqueda de la mímesis pero de los asuntos nobles y elevados, no de lo ruin ni lo mezquino. El arte es un espacio de diálogo entre el logos o la cultura de occidente y la naturaleza circundante que se busca recrear con nuestros criterios estéticos. El pintor dialoga con su objeto artístico para representarlo naturalmente.

Esta influencia del surrealismo de Prévert ya había superado la etapa de la escritura automática, que evitaba la mediación de criterios estéticos para captar los sueños tal como venían al inconsciente. La fantasía tiene otro fin, apropiarse de la naturaleza, llevarla al lienzo y al poema por la sinestesia, que se hace efectiva en el contento del ave que puede vivir en el cuadro. En esta fantasía el movimiento y la vida son parte de la pintura, ya que se busca llegar con paciencia a ese nivel de perfección.

Conclusión: Prévert deja instrucciones para capturar a un pájaro de verdad en un retrato de dos dimensiones. Busca crear el ambiente que reproduzca la libertad del ave en el bosque, que permita que esta reproduzca su canto, por sentirse a gusto con todos los elementos que necesita para su vida cotidiana. Un retrato de este tipo va más allá de la perfección académica, se orienta a la poética del surrealismo para recrear los sueños del hombre en su afán de jugar con la naturaleza y apropiársela.

Fotos:

«prevert» de afi.ouvaton.org

«prevert» de eltallerliterario.com.ar

«PL015~Jacques-Prevert-Paris-1955-Posters» de imagecache2.allposters.com

«prevert_par_prevert» de robertgiraud.blog.lemonde.fr

«sjff_04_img1583» de filmreference.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...