‘Amo a las mujeres que nos miran como a una fruta jugosa’, de Sergio Gómez Reátegui

‘Amo a las mujeres que nos miran como a una fruta jugosa’ es un poema con dedicatoria de Sergio Gómez a una chica que representa un ideal de búsqueda para el yo poético y para el poeta que la piensa. Como la mayoría de sus poemas, van configurando a un amante de carne y hueso que no hace alarde de excesos sino que se muestra contingente como aparece ante la mujer que ama, vulnerable, portador de un afecto que le ofrece y muy interesado en acompañar su vida de poesía.

Sergio Gómez Reátegui (Lima, 1975) es un poeta novel que mantiene una constante producción literaria, este nuevo poema aún sin título podría llamarse ‘Amo a las mujeres que nos miran como a una fruta jugosa’ en el Sergio explora la disposición de un adulto joven para recrear su Eros, siempre teniendo como meta a la mujer ideal, la favorita de entre un grupo de conocidas, un prototipo femenino, una mujer que puede epitomizar a un conjunto de musas de similares características. Este poema está dedicado a una chica de verdad al final.

"Sergio Gómez y Pablo Salazar Calderón"

"Sergio Gómez y Pablo Salazar Calderón"

Su lenguaje se va haciendo más hermético cada vez, conforme Sergio ‘Caifán’ Gómez va asumiendo su oficio de poeta con la contingencia que puede significar los devaneos del arte de escribir, mantener su estilo vital pero consciente de la fragilidad de la felicidad y del logro de los anhelos que colman la vida del hombre.

Todas estas preocupaciones y avatares no son ignorados ni omitidos por su poesía, más bien las aborda buscando seguir su dirección, ya que una lucha frontal contra la adversidad solo desgastaría al poeta e incluso a su arte y afectos.


Sacándole el jugo al Eros aunque sea lo único provechoso

Sergio Gómez Reátegui

Sergio Gómez Reátegui

El lenguaje de Sergio Gómez es lúdico, si hay algo de ironía es en su justa medida, en este poema el yo se enuncia como un hombre que espera comunicarse con su amada revelándole lo que su deseo pide de ella y más aún, un gesto de delicadeza, querer expresar como quiere un hombre que la mujer lo conceptualice en el amor, en este caso como una fruta jugosa para configurar un Eros que no se agote por el esfuerzo, sino que se renueve por una actitud de no desesperar ante las caídas y el paso de la juventud. La trayectoria de Caifán está dando que hablar en los círculos literarios de Lima y síntoma de su eco son los comentarios en su blog.

Si puede haber un uso cultural del youtube, cabe mencionar que Sergio ha colgado la filmación de su lectura del poema, dándose a conocer en un video casero. Es fundamental comprobar que los poemas de Sergio Gómez configuran a un amante de carne y hueso, tan humano como los versos que escribe, vulnerable al goce excesivo y a la pérdida del Eros, decidido a hacer de la poesía compañera y portadora de sus aspiraciones y proclamar el hallazgo de una mujer.

Conclusión

Este poema dedicado a una chica del mundo real hace del afecto que él le pueda otorgar una fruta y una flor que produce un jugo y un néctar coadyuvador del Eros. Como todo buen poema, este texto literario dará más lecturas que elucidar y será un paso más para patentar a un nuevo enunciador de estos poemas eróticos, un amante que muestra su sinceridad sobre su afecto y sus limitaciones en los juegos del amor y la conquista de la mujer buscada.

Lectura del poema | ‘Amo a las mujeres que nos miran como a una fruta jugosa’

Imágenes:

Sergio y Pablo: Pablo Salazar Calderón en Facebook

Sergio Gómez en Patfavoritos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...