Ítaca de C.P. Cavafis

Constantino Cadafis retoma el mito griego de Ulises, el rey de Ítaca para presentar a esta ciudad como metáfora del viaje de conocimiento, donde el viajero se enriquece de cada experiencia, sentimiento y emoción vivido. De esta forma puede llegar a la meta para contempar su obra o hacerla fuente de inspiración para los que estén por iniciar su viaje.

Contantine Pétrou Cavafis (Egipto, 1863-1963) fue un poeta en lengua griega de influencia simbolista y parnasiana, aficionado a los temas clásicos. Escribe su poema Ítaca (1911) donde la ciudad homérica es metáfora del viaje de conocimiento y de la meta que cierra el ciclo de aprendizaje en la vida del hombre. El poema se dirige a todo hombre que sigue la ruta de su destino, representado en la figura de Ulises en segunda persona, quien volverá cambiado por la vida a su tierra natal con mucha experiencia.

Contantine P. Cavafis

Contantine P. Cavafis

El poema repite el recorrido de Ulises por Fenicia y Egipto, advierte al viajero de los peligros, más enfatiza que estos solo están configurados en el alma del aventurero. Al volver de este viaje la ciudad se puede hallar pobre pero el crecimiento y aprendizaje del viajero ya estará completo. El ambiente mitológico se recupera con las citas de Poseidón, los cíclopes, sus hijos y la raza de gigantes salvajes lestrigones. Todos ellos fueron obstáculos para Ulises, pero para el poeta, el espíritu supera estas trabas.

El viaje del conocimiento: El héroe griego es arquetipo del viaje de aprendizaje, de quien ya decidido su oficio sale por hazañas de negocios, combates, estudios, amor o quiere perfeccionarse en su arte. Ulises tuvo a un dios en su contra Posidón, el que bate la tierra, quien retrasó el regreso a su patria. Sin embargo, en el vocativo Cavafis recomienda pedir las adversidades en el viaje, para que el aprendizaje no carezca de valor y se honre el esfuerzo y la dificultad del progreso y la conquista.

Cavafis sugiere que el viaje sea una aventura romántica, el era gay pero al evocar el texto clásico acepta el amor en todas sus formas. Al regreso al punto de inicio, que en este poema coincide con la meta, Ítaca ya no tiene que ofrecer, todo ha sido absorbido en el trayecto. Incluso la dificultad trae placer y alegría al vencer la contingencia, y como el viaje requiere de un tiempo para vivirlo, el poeta amonesta no apurarlo. En las leyendas clásicas hay un tópico del retiro del héroe, cumplidas sus proezas.


Se cierra un círculo de aprendizaje, muy fatigante y el cambio puede ser dedicarse a enseñar sus experiencias. Las mercancías son las ganancias del aprendizaje, especie de medallas al esfuerzo. Para el poeta no es desprestigio llegar viejo al final del camino,  mientras se haya seguido consecuentemente la vocación de aprendizaje. Creo que el poema puede apuntar a no vivir con un cronómetro todas las etapas de la vida, sino ser capaz de sentir el tiempo interior que es lo que brinda los mejores frutos.

El enriquecimiento personal: Las etapas de la vida marcan madurez, es inevitable. Así como se superan retos se afianza el crecimiento personal, la habilidad definitiva del camino que hemos escogido. Una vez alcanzado el conocimiento, nadie puede dar marcha atrás, sin embargo queda un ethos que diferencia a los seres humanos y los hace individuos. La llegada es el destino, es la ecuación planteada en el poema, se trata de un combate dialéctico entre el espíritu y la dificultad de las empresas.

Ulises tuvo varios títulos en la Iliada y la Odisea, el destructor de ciudades, el de los múltiples ardides; estuvo vagando en distintas tierras y mares por 20 años, lo que lo fortaleció en inteligencia y en el combate. La Odisea cumple un ciclo, aniquilados los pretendientes de Penélope y vencidos la facción de deudos de estos, Ulises retoma el gobierno de su reino, apaciguada Ítaca, lo que inicia la etapa de descanso. La vida misma está vista como viaje, como aprendizaje, en variadas situaciones.

Poseidón

Poseidón

El viajero se hace con un bagaje de sentimientos, inteligencia emocional, hazañas y romances que atesora para resolver situaciones similares que se le presenten en el futuro. La vida es vista como sumar, por el paso del tiempo, el camino se vuelve lo más importante porque determina como contamos nuestra vida, desde que perspectiva, el viaje se vuelve la experiencia más deliciosa porque en la meta hay quietud, sosiego y poca acción, es una forma de no renegar de lo vivido, valorarlo como enriquecedor.

La interacción con el mundo: Se aprende por la aventura del conocimiento, por seguir el viaje en busca de un saber, de un amor, y en esto hay una metáfora con las mercancías que son de todos los colores básicos de la raza humana: nácar, coral, ámbar y ébano, para el poeta el Eros puede hallarse en cualquier latitud, pues muchos trayectos se hacen para buscar una pareja definitiva, recorriendo grandes distancias. Aún los poetas gay como Cadafis valoran el amor heterosexual, pues saben que es motivo del arte.

Hay que viajar pero teniendo a Ítaca, el retorno o la meta, presente en el pensamiento. Con este enfoque, los poetas viajan por varios ismos o movimientos y cuando consolidan su estilo, se dan cuenta que algo del aprendizaje queda en ellos, pero perfeccionado. Es muy triste que un poeta reniegue de sus primeras publicaciones, escudándose en cualquier pretexto. Si el autor dio a luz su obra, ya no hay vuelta que darle, y solo queda la entereza de asumir la propia evolución con cariño y honor.

Ciudad de ítaca en Grecia

Ciudad de ítaca en Grecia

Al final el viajero se ha vuelto sabio, conoce con causa y por experiencia, además lo que se reconoce es la decisión de haber emprendido el viaje, una forma de no estancarse porque la vida misma exige progreso. La vida está tomada como movimiento y cambio permanente pero por etapas, la juventud, la adultez y la madurez sirven para afianzarse en la vida, mientras que la vejez sirve para reposar y contemplar la obra realizada, quizá también para contarla e inspirar a otros a realizar el mismo viaje de conocimiento.

Conclusión: Cadafis presenta a Ulises, rey de Ítaca como arquetipo de la persona que realiza un viaje de conocimiento en el periodo de toda una vida. Potenciando las habilidades y recursos naturales, el hombre llega a su meta o retorna a su punto de partida para reposar, siendo Ítaca la metáfora de esta llegada. El viaje es un fin en sí mismo porque permite al viajero hecho sabio al final evocar su comienzo y su trayectoria con placer por lo vivido, valorando cada etapa como única.

Imagen Cavafis: Lustinus en Wikipedia
Imagen Poseidón: Hansjorn en Wikimedia
Imagen Ítaca: JordiG en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...