La Odisea y el viaje de Ulises

Al igual que la Ilíada, La Odisea refleja gran parte de la tradición griega en esta epopeya, donde se narra el viaje de retorno de Ulises, de la Guerra de Troya. Un libro imperdible para quienes deseen conocer un poco más, la historia de Grecia.

Ya hemos empezado a tratar el tema de las epopeyas griegas, cuando comentamos el poema épico de la Ilíada, uno de los célebres textos adjudicados a Homero. Otra de sus grandes obras que perduraron el la historia, es La Odisea, la cual narra el regreso de Odiseo (o Ulises) tras la Guerra de Troya.

Esta obra consta de 24 cantos, donde se relatan los 20 años de duración del viaje, donde Ulises intenta regresar a Ítaca, su ciudad natal y de la cual era el Rey al momento de partir. Aquí se narra todo el transcurso del viaje, y se le pone especial énfasis en su llegada al reino, donde su esposa Penélope y su hijo Telémaco deben padecer a los galantes que intentan desposarla, aduciendo que su esposo no sobrevivió a la guerra.

la_odisea.jpg

La Odisea. Foto: elresumen

Odiseo, según la Ilíada, era uno de los héroes que había acompañado a Aquiles en la guerra de Troya, y uno de los más participativos en la misma, luchando ferozmente contra los troyanos y en muchos casos, asumiendo el rol de Aquiles, en forma indirecta, cuando el héroe principal decide no formar parte de la batalla en venganza a Agamenón, quién le había quitado a una mujer obtenida en una de las conquistas.

Las tradiciones griegas y los varios aspectos culturales de la Grecia Antigua, quedan plasmados en esta obra, que, al igual que la Ilíada, sirven como fuente histórica para el estudio de esa civilización. En este poema, podemos encontrar las mismas características que en la anterior obra, y para no ser muy reiterativo, pasaremos a describir en general, en qué consiste cada capítulo de la Odisea.



Los primeros cinco capítulos del texto, narran la exhortación de Atenea a Telémaco, en el cual la Diosa le insiste al hijo del Rey que averigüe sobre el destino de su padre, con el fin de no perder la esperanza y ceder ante la inminente insistencia de los pretendientes en desposar a Penélope. Allí descubre que Odiseo se encuentra capturado en una isla retenido por la ninfa Calipso.

A partir del capítulo V, comienza la verdadera narración épica, cuando los Dioses comienzan a interceder en el desenlace de la obra. Al comienzo de este capítulo, Zeus envía a Hermes a advertirle a Calipso que libere a Odiseo. La ninfa lo intentó persuadir con cederle la inmortalidad si se quedaba, pero el héroe muy decidido comienza a armar su bote para partir. Una vez en el agua, Poseidón lo hunde al haber cegado a uno de sus hijos, pero fue ayudado por una nueva Diosa para proseguir con su viaje.

Desde el canto VI hasta el X, consigue que el Rey de los Feacios, lo ayude a continuar su viaje. En el décimo capítulo, aparece en escena la hechicera Circe, que le augura que antes para continuar, debe pasar por la tierra de los muertos. En el siguiente capítulo ingresa al Hades donde se encuentra con su madre y varios compañeros de batalla en Troya. Allí el adivino Tiresias le predice que su retorno será muy complicado.

Continuando el viaje, llegamos al canto XIV, donde llega a la isla de Eumeo, donde Atenea le informa sobre los pretendientes de su esposa. Allí comienzan a plantear la futura venganza de Ulises. El siguiente capítulo narra el consejo de Atenea a Telémaco, de que retorne a su hogar dejando Esparta.

Y así, en el capítulo XVI se da uno de los acontecimientos de mayor trascendencia en el texto. La Diosa le había aconsejado a Telémaco pasar por la casa de Eumeo, donde se encuentra con el «mendigo«. Eumeo decide dirigirse a la casa de Telémaco para avisarle a Penélope sobre el retorno de su hijo, y allí Ulises aprovecha la ocasión y se le revela a su hijo. Ambos, con la ayuda de Zeus y de Atenea comienzan a profundizar el plan de venganza.

ulises.jpg

Ilustración de la Odisea. Foto: geocities

Desde los cantos XVII al XIX, Odiseo se presenta como mendigo ante los pretendientes, que ya habitaban en su Palacio. Sufre golpes y burlas de toda clase e incluso es desafiado a pelear por otro mendigo. Al derrotarle, obtiene derecho a cenar con los pretendientes. Luego de mantener una larga charla con su esposa sin darse a conocer, Penélope llama a su esclava Euriclea para que le ayude a bañarse. Ella reconoce a Odiseo por una cicatriz, y el héroe le solicita que no diga nada para no echar a perder sus planes.

El capítulo XXI es clave para la finalización de la obra. Penélope llega a la cena de los pretendientes con un arco perteneciente a su esposo, a quien ya cree muerto en la guerra. Promete que se casará con aquel que sea capaz de pasar una flecha por los ojos de doce hachas alineadas, lo cual no es conseguido por ninguno. El mendigo solicita participar y tras la intermediación de su hijo, obtiene permiso para hacerlo. Sin ningún inconveniente, logra su objetivo.

El siguiente capítulo narra la cruel lucha que se desencadena entre los pretendientes y Odiseo, la cual gana sin mayor inconveniente. El siguiente es dedicado al reconocimiento de Penélope de su esposo. El texto finaliza con la intermediación de Atenea para detener una nueva lucha entre Odiseo y los familiares de los pretendientes, llegando a un acuerdo de paz para convivir todos sin luchas.

La Odisea narra en varios aspectos la historia de Grecia. Al igual que la Ilíada, centran su narración en la incidencia de los Dioses en la vida de los humanos, y muestran varios aspectos de las tradiciones del mundo helénico. Sin dudas, una obra ideal para quienes estemos interesados en conocer un poco más sobre la historia de Grecia, y cobre como influye incluso hasta nuestros días, donde descubrimos que, de a poco, permite develar ciertos misterios de esa civilización.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...