‘Los hombres que no amaban a las mujeres’ de Stieg Larsson

‘Los hombres que no amaban a las mujeres’ de Stieg Larsson es una novela sobre el nuevo rol del periodismo durante la actual crisis mundial. Al hombre de prensa se le exige llegar a la verdad de forma nítida e incontestable, aún a riesgo de su oficio y patrimonio, si quiere la credibilidad de los lectores de periodicos.

"Los hombres que no amaban a las mujeres"

"Los hombres que no amaban a las mujeres"

Stieg Larsson (Suecia, 1954-2004) inaugura la serie de novelas Millennium con ‘Los hombres que no amaban a las mujeres’, donde deja sentadas las credenciales de los protagonistas de estos relatos, así da cuenta de la historia de Mikael Blomkvist  desde sus inicios como periodista hasta su juicio con Wenerström, un empresario corrupto que malversaba fondos de la agencia Minos, relacionada a un proyecto estatal. También relata los orígenes de Lisbeth Salander como mujer de talentos escondidos.

Lisbeth comienza trabajando de asistente de oficina para Armanskij, empresario de Milton Security que siente atracción por ella, cuando descubre sus dotes para conseguir información la presenta a un cliente, el abogado Dirch Frode que quiere investigar el caso de Blomkvist versus Wenerström. Sus averiguaciones la llevaran en lo futuro a un vínculo sentimental con el periodista Blomkvist y a salvarle de una demanda por difamación que lo dejaría casi arruinado. Solo está en línea el primer capítulo.


La coyuntura de la crisis mundial

"Stieg Larsson (1954-2004)"

"Stieg Larsson (1954-2004)"

El tiempo del relato es el 2004, año de la muerte de Larsson, y momento de incubación de la crisis mundial, generada por las invasiones a países de medio oriente dirigidas por George W. Bush. En esta obra Suecia está asimilando a las empresas punto com, cuyos presidentes son Yuppies u hombres de éxito comprobado. Estas empresas no tienen un staff de profesionales muy calificados sino más bien medios de contacto con los encargados de administrar fondos públicos y amistad para pedirles préstamos.

En tiempo de crisis todos la pasan mal, no solo la sociedad en abstracto. Mikael Blomkvist ha perdido dinero por su juicio con Wenerström, cuya información recogió de un amigo Robert Lindberg en un paseo en yate. Mikael es considerado izquierdista por develar las turbias transacciones de este tipo de empresarios. Su futura novia, Lisbeth, quien es inteligente a pesar de no tener el certificado escolar, es una mujer evasiva, de carácter fuerte, aspecto juvenil y una extraña sensualidad poco llamativa.

Esta novela modela información del mundo real, los corruptos son arquetipos de los hombres que lideran el mundo y especulan con la crisis para lucrar, los héroes son gente en problemas, comprometidos con una verdad que trasciende a la sociedad entera. Se habla de conflictos profesionales, como un colega enemigo de Blomkvist, que escribe contra él. El primer capítulo deja en suspenso la investigación de un inspector de policía sobre mujeres maltratadas en Suecia, quien lee la noticia del juicio a Blomkvist.

El juego de intereses en el dinero

"Portada de la edición francesa"

"Portada de la edición francesa"

En la crisis mundial los hombres menos probos imponen los intereses de sus empresas, las que se posesionan del mercado gracias al Internet. Los periodistas honrados son seres de una sensibilidad privilegiada para rastrear y decodificar las intenciones de estos hombres y los movimientos de sus compañías. Toda esta obra como su siguiente número, ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’, es un mero relato de acciones que evidencia el estilo periodístico de Larsson, desprovisto de ornato.

Larsson muestra pocos puntos de vista de sus personajes en esta novela, hace hablar a sus héroes y no a sus villanos, sabiendo que ‘los buenos ‘ tienen la perspectiva privilegiada. Lo que falta aún en los protagonistas que sufren peripecias con miras a develar la verdad, es mayor densidad de pensamiento, la que hubiese logrado manejando la técnica del flujo de conciencia o monólogo interior. De esta forma varios personajes habrían tenido una voz propia y se notarían menos controlados por Larsson.

No se puede esperar mucho de esta serie de novelas, pues son bestsellers, hechos para lectores poco exigentes o poco preparados en literatura canónica. Sin embargo este género es una realidad y llega a publicitarse porque tiene un referente actual de la realidad. La obra ofrece mantener la tensión desde el relato de acciones de los duelos entre los corruptos poderosos y los héroes de la prensa y la investigación, que están siempre al borde de una psicosis, por el choque de su anhelo con la realidad.

Detectives, periodistas, empresarios y ladrones
La novela hace interactuar a periodistas con empresarios probos y ladrones, y de paso con detectives que colaboran en sus hallazgos. Mikael Blomkvist siempre trata casos policiales en la prensa, al buscar corruptos que denunciar para reivindicar los derechos de la sociedad y el estado, lo que hace es buscarse enemigos. El relato nunca descree del protagonismo de Blomkvist, pero será con la ayuda de Salander que ambos se instalan como una conciencia suprasensible en el duelo dialéctico y de poder del relato.

El relato toma la coyuntura de la crisis mundial para hacerla palpable en el primer mundo. Ya no se trata solo de países subdesarrollados, ahora todos los negocios, empleos y agentes de gobierno están influenciados por el poder de una cúpula de empresarios, cuya agenda es poco conocida por la opinión pública y pocos periodistas se animan a cuestionar la reputación de estos hombres adinerados, líderes del país. La información de interés nacional surge como un negocio suculento pero comprometido.

La serie Millennium de Larsson genera expectativas por rumores de llevarla al cine, si es así los directores tendrán que depurar el relato de acciones para buscar lo esencial de cada personaje en una coyuntura de referencia muy cercana a la del espectador. El mundo tiene casos de malos periodistas coludidos con dictaduras, encargados de desinformar al público menos incisivo. Por ello, estos periodistas de Larsson deben justificar la diferencia con ese grueso del oficio de la prensa que hace daño al país.

Conclusión
El tiempo de publicación de la serie Millennium de Larsson mantiene el enfoque en la crisis mundial y la lucha encarnizada de intrigas y manejos de favores con el estado de los bloques de poder, conformados por los nuevos empresarios yuppies tan adinerados como corruptos. La dificultad de esta novela es dejar claras las credenciales de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander como periodistas de un nuevo estilo de prensa, decidido y temerario para enfrentar a los poderosos y suerte de conciencia de la población.

Lectura del primer capítulo | ‘Los hombres que no amaban a las mujeres’ de Stieg Larsson en Serielarsson

Imágenes:

Los hombres en papelenblanco

Stieg Larson en Ultimaspaginas

les hommes en Laloli

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...