Werther, las desventuras de un joven o la incitación al suicidio

La censura suele ser compañera habitual de viaje del escritor. Pero -que sepamos- sólo hay un caso en la Historia de la Literatura en que el motivo para prohibir una obra fuera que incitaba al suicidio. Esto le sucedió a Johan Wolfgang Goethe con ‘Las desventuras del joven Werther’, cuyo protagonista se convirtió en un modelo para la juventud de la época romántica. Su sensibilidad exacerbada, su romanticismo y su rebeldía le convirtieron en icono y llevaron a muchos a imitarle hasta en su final.

Uno de los permanentes compañeros de viaje del escritor es la censura, ya sea ésta ejercida por el poder de turno, ya autoimpuesta. Siempre coarta su actividad aunque, en ocasiones, sirve de acicate para agudizar el ingenio con objeto de burlarla.

Monumento en honor a Goethe

Monumento en honor a Goethe

Por otra parte, la censura se produce por muchos motivos: políticos, religiosos, morales o filosóficos son algunos de ellos. Pero hay un caso –creemos que único en la historia literaria- de una obra prohibida por incitar al suicidio. Se trata de Las desventuras del joven Werther, novela fruto del genio de Goethe.

Johann Wolfgang Goethe (Francfort del Main, 1749-1832) es uno de los más grandes creadores de la Literatura en lengua germana. Y no sólo de ella, pues, aparte de cultivar con éxito todos los géneros literarios, escribió ensayos sobre los temas más diversos –física, química, botánica o mineralogía- y fue un excepcional estadista, que convirtió el pequeño ducado de Weimar en centro cultural y político de primera magnitud.

Educado en los principios del Racionalismo, es, sin embargo, uno de los creadores del denominado ‘Sturm und Drang’, movimiento esencial para comprender el posterior desarrollo del Romanticismo alemán, pues defendía la preeminencia del sentimiento sobre la razón y la rebeldía ante lo establecido.


Por todo ello, ya en vida, Goethe fue considerado líder espiritual de Alemania y símbolo de toda una generación, no sólo de su país, sino del mundo entero.

Las desventuras del joven Werther, publicada en 1774, es la primera novela moderna en lengua alemana. En forma epistolar, el protagonista va narrando a su amigo Wilhelm y a Carlota sus sentimientos y lo que le va sucediendo.

Para huir de un desengaño amoroso, Werther parte lejos de su tierra y conoce a Carlota, de la que se enamora inmediatamente. Pero ella no lo ama y, además, está ya comprometida con Alberto, que se halla lejos. Cuando éste regresa y se va a producir la boda, el joven protagonista siente una profunda desolación al ver que su amada prefiere a un hombre que –a su juicio- no la merece tanto como él. El único camino que encuentra es el suicidio, que consuma cuando Lotte, ya casada, le pide que distancie más sus visitas.

Sede del Instituto Goethe

Sede del Instituto Goethe

El éxito de la obra fue tan arrollador que dio lugar a un espíritu de época, el ‘wertherianismo’, caracterizado por la tristeza, la melancolía, el romanticismo y, lo que era más peligroso, el hastío y la sensación de fracaso vital. Este espíritu juvenil corrió como la pólvora por todo el mundo y desató una ola de suicidios en cadena, lo que motivó que, durante un tiempo, fuese prohibida.

Al margen de este hecho trágico, indudablemente nos encontramos ante una extraordinaria novela, si bien hoy día su lectura puede parecernos un tanto anacrónica, fuera de su tiempo.

Podeis leer la obra aquí.

Fotos: Monumento a Goethe: Mara Earth Light en Flickr | Instituto Goethe: Joaoa en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...