Minotauro nos trae ‘Azul’, nueva muestra del humor de Christopher Moore

Entre los escritores que se han propuesto tomar la Historia y darle una versión descabellada por cómica, se encuentra el norteamericano Christopher Moore, cuya última novela nos trae ahora editorial Minotauro. Se titula ‘Azul’ y constituye una desquiciada fantasía acerca del suicidio del pintor Vincent van Gogh.

Junto a los tradicionales recursos a la imaginación o a las propias noticias de prensa –la realidad, a veces, supera a cualquier ficción-, otra de las fuentes de inspiración temática para los novelistas es la Historia. Pero, al habitual género de la narración histórica, ha venido a sumarse en los últimos tiempos otra opción: la de tomar sucesos del pasado y fantasear sobre ellos con tono descabellado y lleno de humor. Una de las muestras más desquiciadas de ello es la novela ‘Abraham Lincoln cazador de vampiros’, de Seth Grahame-Smith, que convierte al célebre presidente americano en perseguidor de criaturas de la noche.

En una línea similar se desenvuelve el también norteamericano Christopher Moore (Toledo, Ohio, 1957), quién, desde que se diera a conocer con ‘La comedia del Diablo’, recreación «sui generis» del mito de Fausto, no ha parado de vender libros.

A medio camino entre la fantasía de Terry Pratchett y el humor vitriólico de Tom Sharpe, Moore ha tratado con no menos ironía el tema de los vampiros en ‘La sanguijuela de mi niña’ o ‘¡Chúpate esa!’ e incluso se ha atrevido con una revisión cómica de ‘El Rey Lear’ de Shakespeare en ‘El bufón’. Y ahora, la editorial Minotauro nos trae su última creación: ‘Azul’, en la que fantasea nada menos que con el suicidio de Vincent van Gogh para ofrecernos una suerte de relato policíaco (en Moore los géneros se mezclan con toda libertad y descaro).

Cuando conocen la noticia de la muerte de van Gogh, sus amigos y colegas Lucien Lessard y Henri Toulouse-Lautrec sospechan que no ha sido un suicidio porque existen demasiados interrogantes: ¿quién era el siniestro personaje que perseguía al fallecido pintor? Y, sobre todo, ¿por qué en su última época van Gogh sentía pánico ante la contemplación de cierto tono del color azul?

En consecuencia, ambos colegas se ponen a investigar el suceso recorriendo los lugares más bohemios de París. Se trata, en suma, de una reinterpretación descabellada de la Historia del Arte como solamente Moore sabe hacer, una novela que combina la intriga con el humor y nos lleva a los bajos fondos de la ciudad del Sena, donde se bebe cognac sin parar y las bailarinas de «can can» divierten a los clientes. Sin duda, los eruditos ortodoxos sobre la vida de van Gogh se escandalizarán ante ella pero el resto de los lectores no podremos dejar de reírnos.

Fuente: Minotauro.

Foto: Deflam.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...