RBA publica El asesino de La Pedrera, de Aro Sainz de la Maza

La obra del arquitecto Antonio Gaudí es unánimemente admirada por su originalidad. Y también original es el planteamineto que nos propone Aro Sainz de la Maza en ‘El asesino de la pedrera’, un relato policíaco ambientado en la Barcelona del gran arquitecto y con un criminal obsesionado por su figura.

Indudablemente, la figura de Antonio Gaudí y Cornet (Reus, 1852-1926) es muy atractiva y no sólo para los interesados en el Arte, que se maravillan de su originalidad y buen hacer, sino también para los profanos en Arquitectura. Porque nos encontramos ante una personalidad peculiar, que pasó de ser lo que podríamos llamar un bon vivant a convertirse en un hombre ascético hasta lo espartano y con una dedicación cuasi mística a su obra.

'El asesino de La Pedrera' se inicia con la aparición de un cadáver en ese famoso edificio

'El asesino de La Pedrera' comienza con la aparición de un cadáver en ese famoso edificio (en la foto)

También es original, en cierta medida, que una novela policíaca se inspire en su figura y esto es lo que ha hecho Aro Sainz de la Maza (Barcelona, 1959) para escribir ‘El asesino de la Pedrera’, que ahora publica el sello RBA Editores.

Con una estructura que voluntariamente pretende recordar a las obras del gran arquitecto catalán, el relato se inicia cuando aparece el cadáver de Eduard Pinto, directivo de La Caixa y antiguo Conseller de Cultura del Gobierno Catalán. Precisamente es encontrado colgando de un balcón de La Pedrera, el célebre edificio de Antonio Gaudí situado en el Paseo de Gracia de Barcelona. El hecho de que, previamente, haya sido torturado y su cuerpo aparezca quemado, hace pensar al inspector Milo Manart, encargado del caso, que el crimen es obra de un cruel y disciplinado asesino que está obsesionado con la figura del creador de la Sagrada Familia. Y no es el único que lo cree, porque pronto se le adjudica el apodo de «el verdugo de Gaudí».

No obstante, junto a la trama policíaca, la obra posee un importante componente de crítica social –según Sainz de la Maza, toda novela que se precie debe tenerla-, especialmente referida a algunos casos de corrupción ocurridos en la ciudad condal hace poco tiempo y también a quiénes controlan los hilos del poder. Un ingrediente de actualidad que se ve reforzado por la aparición de los movimientos anti-sistema o las bajezas de algunos programas de televisión.

Se trata de la primera incursión en el género de Aro Sainz de la Maza que, no obstante, ya había cultivado el ensayo y la narrativa juvenil. A pesar de ello, ha construido un muy estimable relato en el que destaca especialmente la figura del inspector Manart, a quién incluso ha dotado de una compañera, Rebeca Mercader y al que el propio escritor augura un largo recorrido literario porque -en sus palabras- «no consigo que se me despegue».

Fuente: ‘ABC’.

Foto: Oh-Barcelona.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...