El fin de la República Romana según Mackay

El escritor Christopher S. Mackay nos cuenta en su nueva obra como fue la caída de la República Romana. Pero un nuevo libro sobre este tema plantea una gran cuestión ¿Aporta información novedosa? No demasiada, pero lo malo es que tiene varios fallos.

"El declive de la República Romana"

El escritor Christopher S. Mackay nos cuenta en su nueva obra como fue la caída de la República Romana. Pero un nuevo libro sobre este tema plantea una gran cuestión ¿Aporta información novedosa?

El libro comienza explicando el funcionamiento el sistema político anterior a la República, cómo se desarrolló en otros países como Italia, Grecia o Hispania y de cómo se adaptaron las sociedades a este nuevo sistema romano. Para el autor, la labor que los Graco desempeñaron en la sociedad romana no fue más que intentar introducir cambios en la sociedad para apaciguar las revueltas.

Pero no consiguieron su cometido y las acciones emprendidas por ellos fueron tomadas como radicales. Este fue el comienzo del fin de la sociedad romana como tal. El autor ha reflejado en las páginas todas las figuras importantes en la política romana, de tal manera que con cada una de ellas, el sistema perdía un poco de su propia constitución.

Pese a buenísima información que se encuentra entre sus páginas, el libro tiene algunos fallos, quizás puede que sea por la redacción o por la traducción, pero hay estás. Además, el autor ha cometido el error de introducir numerosos nombres que obligan al lector o bien a hacer una lista, volver las páginas atrás para mirar o, simplemente, confiar en él.

De la caída de la República romana sólo es responsable el ejército, ya que los generales tenían la potestad de hacer luchar a romanos contra romanos, o enfrentar al ejército contra un Senado que no quería perder su posición beneficiosa. Otra opción valida era recompensar a los soldados con tierras una vez acabadas las campañas de guerra si el batallón de un General resultaba vencedor.

La situación del Imperio era distinta a la de la República. El poder lo tenía Augusto y éste fue colocando en los puestos altos del ejército a soldados humildes que debían su ascenso al emperador en lugar de a los senadores. De este modo, Augusto se aseguraba de que el ejército no se le volvería en su contra. Del mismo modo, también cambió la organización de las provincias y dejó para los senadores las que menos organización militar poseían. La mayor ventaja del sistema de Augusto fue su estacionalidad, ya que durante este periodo trajo la paz y la tranquilidad a la sociedad romana.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...