Matrimonio desigual, el juego de los sexos según George Bernard Shaw

George Bernard Shaw fue uno de los más importantes dramaturgos británicos. Especialmente dotado para la comedia por su ironía mordaz y su magistral manejo de las situaciones, sus obras gozaron del fervor del público. En Matrimonio desigual nos presenta el motivo, tantas veces usado por los comediógrafos, de la mujer fuerte que juega a su antojo con todos sus pretendientes.

Los conflictos sentimentales –es decir, el juego de los sexos- han sido tema predilecto de los autores de comedia de todos los tiempos en todas sus posibles variantes. Pero especialmente la que se centra en la mujer fuerte que maneja a su antojo al galán enamorado.

Desde William Shakespeare hasta Jardiel Poncela, pasando por Calderón de la Barca o Lope de Vega, los escritores de todas las épocas han recurrido a esta línea temática en sus comedias.

Foto de un monumento a Shaw

Monumento a Shaw en Niágara (Canadá), donde hacen un festival de teatro dedicado a su memoria

Pero el caso del británico George Bernard Shaw (Dublín, Irlanda, 1856-1950) parece especial, pues varias de sus obras se centran en este asunto. Claro que un autor de su talla no podía circunscribirse a tratarlo aisladamente: sus comedias contienen otros muchos temas de debate, tales como el análisis crítico de la sociedad británica o la política.

Y es que fue Shaw un hombre polémico e incómodo en sus opiniones. Dotado de una ironía mordaz, podría definirse su ideario como místico en sus planteamientos vitales y socialista premarxista en los políticos.

Por otra parte, intentó ser novelista antes que dramaturgo pero las cinco novelas con que inició su trayectoria literaria pasaron más bien desapercibidas. Y es que era el teatro el que se adaptaba como un guante a su estilo directo y satírico, que criticaba aspectos sociales pero, salvo excepciones, de un modo cómico y velado que no ofendía al espectador.

Como decíamos, uno de sus temas predilectos es el de la lucha de sexos. El matrimonio aparece analizado en varias de sus obras pero, especialmente, el asunto de la mujer fuerte e independiente –a veces, también un tanto caprichosaque maneja a los hombres a su antojo era muy de su agrado.

Buena muestra de ello es Matrimonio desigual, una comedia satírica estrenada en 1910, en la que la joven Hypatia, hija del potentado John Tarleton, juega con varios pretendientes hasta elegir al menos probable.

En la finca que su padre posee en Surrey, se reúnen todos los personajes. A la joven, la acompaña su novio, Bentley Summershays, un aristócrata vanidoso y un tanto antipático al que nadie en la familia ve con agrado.

Repentinamente, una avioneta cae en la propiedad. A bordo vienen el piloto Joey Percival, un aventurero que rápidamente despierta el interés de Hypatia, y Lina Szczepanowska, acróbata de circo y apasionada de lo que, por entonces, se denomonaba el ‘amor libre’.

De la índole de los personajes puede deducirse lo disparatado de la situación que se origina, conformando una comedia divertida que revela el ingenio y la gracia de Bernard Shaw.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Online Literature.

Foto: Monumento a Shaw: Gtall 1 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...